Filosofía

El Instituto para el Arte y la Restauración Botticelli, se inspira en la filosofía humanista como guía para alcanzar sus fines educativos.

El humanismo fue uno de los elementos importantes que da lugar al fenómeno del renacimiento; esta corriente surge en Italia, a finales del siglo XIV. La educación humanista lucha por un ideal de formación humana plena, como instrumento para hacer al hombre libre; por ello, la educación humanista se caracteriza por su integridad, es decir, la tendencia a cultivar en todos sus aspectos la personalidad humana; se interesa preponderantemente por el contenido, como aspecto formal de la educación, remontándose a las fuentes de la cultura, al estudio de los textos filosóficos originales y por otro lado, a la formación de la conciencia histórica.

De ahí que Botticelli, retoma la educación humanista, pues sus principios formales e integrales coinciden con el ideal de educación que pretende dar a sus estudiantes, a fin de formar hombres en cuanto a hombres, no sólo expertos en un área determinada del saber, es nuestro más alto objetivo formar personas íntegras, reflexivas, que tomen una actitud crítica y polémica al aproximarse al arte; otorgándoles a través de la educación y la cultura la propia libertad, la propia autonomía ante el mundo.

Es nuestro fin procurar una enseñanza que retome directamente de la antigüedad clásica, sustancia de cultura y valores humanos, que tome en cuenta los intereses particulares, que enseñe a razonar, que respete la gradualidad, que no se pierda en superficialidades, que le hable al corazón y al sentimiento, no menos que al intelecto.
Esta es nuestra filosofía; nuestra contribución al mundo, a la juventud de hoy, que conformará el mundo del mañana.